Calor fatal en Estados Unidos

Decisiones sobre el clima y el futuro de días peligrosamente cálidos
En nuestras ciudades y comunidades, el calor extremo va a aumentar en frecuencia y en severidad de forma aguda en las próximas décadas, presentando riesgos para la salud sin precedente a través del país.
Jul 2019

Explore mapas interactivos del análisis

El mapa

Mapa por condado para cada uno de los 3.109 condados en EE.UU. contiguos con todos los escenarios de calor futuro incluidos en el análisis (En inglés)

El calor extremo está entre los peligros más mortíferos que enfrenta nuestra sociedad, y corremos el riesgo de ver un aumento alarmante en las temperaturas peligrosas en las próximas décadas.

En los días peligrosamente calurosos, el número de muertes y enfermedades relacionadas con el calor sube.

Este análisis de Union of Concerned Scientists (UCS), y un estudio revisado por pares que lo suplementa, examina el aumento en temperaturas que experimentará cada estado de Estados Unidos dependiendo del nivel de acción que se tome para reducir las emisiones de carbono.

NUEVO (26 de julio del 2019)

Fichas informativas por distrito electoral (mapa interactiva)

Datos y fichas informativas para los 433 distritos electorales en EE.UU. contiguo

Conclusiones claves

Cómo la temperatura y la humedad crean el índice de la sensación térmica.

Una sensación térmica tan alta que no se puede medir ocurre al superar los 127ºF. A partir de este nivel, el cuerpo humano tendrá dificultades para enfriarse, condición que podría causar la muerte.

Según este análisis, en las próximas décadas, el aumento del calor potencialmente letal afectará a cada uno de los estados de Estados Unidos continentales.

Para mediados de este siglo, habrán pocos lugares que no se vean afectados por el calor extremo, y para finales del siglo, sólo unas pocas regiones montañosas ofrecerán refugio de ese calor peligroso.

¿Cuantos días de calor extremo habrán donde vive usted?

AP Photo/Ross D. Franklin

 

En Estados Unidos hoy en día, los días en que la sensación térmica no se puede medir sólo ocurren en el desierto de Sonora, en la frontera sur de California y Arizona, donde menos de 2.000 personas viven y han estado expuestas, en promedio, al equivalente de una semana o más de estas condiciones por año.

Para mediados de este siglo, estas condiciones de calor peligroso se extenderían a otras partes del país, y áreas que actualmente albergan a más de 6 millones de personas se someterían, en promedio, al calor con sensación térmica así de extrema durante el equivalente de una semana o más por año.

Para finales del siglo, casi dos tercios del país por área experimentaría, en promedio, días de calor que no se pueden medir al menos una vez al año, y casi 120 millones de personas (más de un tercio de la población de los estados contiguos de Estados Unidos) experimentarían, en promedio, el equivalente de una semana o más por año de estas condiciones sin precedente.

En general, el estudio mostró que las regiones del Sudeste y de las Grandes Llanuras del Sur (conocidas como Southern Great Plains en inglés) enfrentarían lo peor del calor extremo.

La mayoría de las ciudades con más de 50.000 residentes que experimentarían la mayor cantidad de días de calor que no se pueden medir se ubican en el Sudeste. Estas son:

  • Yuma, Arizona (46)
  • El Centro-Caléxico, California (45)
  • Casa Grande, Arizona (40)
  • Avondale-Goodyear, Arizona (38)
  • Indio-Cathedral City, California (37)
  • Phoenix-Mesa, Arizona (32)
  • Brownsville, Texas (31)
  • Lake Jackson-Angleton, Texas (27)
  • Ciudad de Lake Havasu, Arizona (26)
  • Alejandría, Louisiana (24)
  • Conroe-The Woodlands, Texas (24)
  • Harlingen, Texas (24)
  • Victoria, Texas (24)

Para finales del siglo, los días de calor que no se puede medir se extenderían a comunidades en 47 estados.

Herramienta para explorar el futuro del calor extremo donde vive usted (en inglés)

Riesgos a la salud del calor extremo

Más personas corren riesgo a medida que sube el índice de la sensación térmica

Si no se toma acción para mantener el calentamiento global por debajo de 2ºC, Estados Unidos verá un aumento en temperaturas a niveles peligrosos por todo el país. Este calor peligroso podría causar daños importantes a la economía y la infraestructura, y presentaría riesgos sin precedentes para la salud.

La gente que no habla inglés, minoritaria y de bajos ingresos está entre la que más riesgo corre de sufrir enfermedades y muertes relacionadas con el calor. Los niños, las personas mayores y con necesidades especiales y los trabajadores al aire libre están entre los más afectados por el calor peligroso.

Una sensación térmica tan alta que no se puede medir ocurre al superar los 127ºF. A partir de este nivel, el cuerpo humano tendrá dificultades para enfriarse, condición que podría causar la muerte.

Con una sensación térmica que supera los 90ºF, los trabajadores agrícolas no podrían trabajar de forma segura, lo cual podría afectar el negocio y el sistema de comida y tener secuelas en toda la economía estadounidense.

Soluciones

BEN STANSALL/AFP/Getty Images

 

La mejor manera de evitar un futuro devastador sería cambiar las políticas públicas de clima y energía para reducir las emisiones.

Cuanto más esperen Estados Unidos y demás países para reducirlas de forma drástica, menos probable sea que realicemos el “escenario de acción rápida” presentado en este análisis.

Entre las soluciones que recomiendan los economistas está ponerle precio a las emisiones de carbono para contabilizar adecuadamente los daños que causa la industria de combustibles fósiles. Al mismo tiempo, esa industria debería demostrar intenciones serias de proteger al medio ambiente.

Otras recomendaciones en el informe incluyen:

  • Inversión en la infraestructura resiliente al calor
  • Crear planes de adaptación al calor y de respuesta a las emergencias
  • Ofrecer financiamiento para que los hogares de bajos ingresos puedan comprar aire acondicionados
  • Orientar los departamentos gubernamentales como la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA, por sus siglas en inglés) para que establezcan protecciones laborales para los trabajadores al aire libre durante los días de calor extremo
  • Exigirles a las empresas de servicios públicos que no corten el servicio eléctrico a los residentes durante los días de calor extremo
  • Invertir en investigación, herramientas de datos y comunicación pública para poder predecir mejor el calor extremo y mantener a salvo a la gente.

Si se cumple el objetivo del Acuerdo de París, y el calentamiento global promedio en el futuro se limita a 2ºC, para finales de siglo Estados Unidos vería, en promedio, la mitad de días por año con una sensación térmica por encima de los 105ºF, y se reduciría por 115 millones el número de personas que experimentarían el equivalente a una semana o más de días de calor con una sensación térmica que no se puede medir.

Algunos gobernadores y legisladores estatales están moviéndose hacia la meta de cien por ciento de energía limpia, y el Congreso está estudiando varias políticas públicas de energía y de clima que incluirían estándares de energía renovable, infraestructura resiliente al cambio climático e incentivos a la innovación que podrían contar con el apoyo de ambos partidos políticos. Estas políticas podrían ayudar a mantener a raya las peores consecuencias del calentamiento global.

Mientras tanto, es sumamente importante ayudar que las comunidades se preparen para el calor extremo que ya es inevitable.

Metodología

El análisis de UCS calculó la frecuencia de días con umbrales de sensación térmica por encima de 90ºF, el nivel en que los trabajadores al aire libre generalmente se tornan susceptibles a enfermedades relacionadas con el calor, así como por encima de 100ºF y 105ºF, temperaturas por las cuales el Servicio Meteorológico Nacional (NWS, por sus siglas en inglés) recomienda emitir advertencias de calor excesivo.

El número de días con alta sensación térmica se calculó promediando las proyecciones entre abril y octubre de 18 modelos climáticos de alta resolución. El informe analizó estas condiciones bajo tres posibles escenarios para el futuro.

  • El “escenario sin acción” supone que las emisiones de carbono continúen aumentando y que la temperatura promedio global aumente casi 4,3ºC (aproximadamente 8ºF) por encima de los niveles preindustriales para finales de este siglo.
  • El “escenario de acción lenta” asume que las emisiones de carbono comenzarán a disminuir para mediados del siglo y que la temperatura promedio global aumentará 2,4ºC (4,3ºF) para finales del siglo.
  • En el “escenario de acción rápida”, el calentamiento global promedio se limita a 2ºC (3,6ºF), conforme al Acuerdo de París.

Todos los datos poblacionales que se presentan aquí, incluso aquellos usados en proyecciones a futuro, se basan en el censo más reciente de Estados Unidos realizado en el año 2010 y no toman en cuenta el crecimiento de la población ni cambios en la distribución.