Carros, camiones, buses y la contaminación del aire

El sector transporte es uno de los mayores contaminantes del aire en Estados Unidos
Jimmy O'Dea

Transporte sucio = aire sucio

En inglés: Cars, Trucks Buses and Air Pollution > 

Los carros, camiones y buses alimentados con combustibles fósiles son una de las principales fuentes de contaminación del aire. Emiten más de la mitad de los óxidos de nitrógeno de nuestro aire, y son uno de los mayores emisores de gases asociados al calentamiento global en los Estados Unidos. Estudios científicos han identificado que estos contaminantes tienen impactos negativos en casi todos los órganos del cuerpo.

Aunque la contaminación del aire trae muchos riesgos de salud pública y para el medioambiente, ahora contamos con tecnologías de transporte limpias que pueden reducir significativamente la contaminacion producida por carros, camiones y buses, y disminuir el consumo de petróleo a la mitad en los próximo 20 años. 

Los ingredientes de la contaminación del aire

Los carros, camiones y buses emiten contaminantes del aire durante su ciclo de vida, incluyendo durante la operación de los vehículos y la producción de combustible. También hay emisiones asociadas con el refinamiento y distribución de combustibles y, en menor medida, con la manufactura y chatarrización. 

La contaminación de los vehículos de transporte está dividida en contaminación primaria y secundaria. La contaminación primaria es emitida directamente a la atmósfera, mientras la secundaria es el resultado de reacciones químicas entre contaminantes. Los fetos, los niños y las personas con enfermedades crónicas son particularmente susceptibles a los efectos de la contaminación del aire. 

Los siguientes son los principales contaminantes del aire emitidos por carros, camiones y buses: 

  • Material Particulado (MP). Altas concentraciones de material particulado componen el humo negro cargado de hollín que sale por los exostos de los carros, especialmente de diésel. Estas partículas microscópicas pueden penetrar dentro de los pulmones, agravando problemas respiratorios y poniendo en riesgo el sistema inmune. El material particulado puede ser un contaminante primario o un contaminante secundario proveniente de hidrocarburos, óxidos de nitrógeno, y del dióxido de azufre. 
  • Compuestos Orgánicos Volátiles (COV). Estos contaminantes reaccionan con los óxidos de nitrógeno en la presencia de luz solar para formar ozono a nivel del suelo, el principal ingrediente del smog. Aunque el ozono en las capas altas de la atmósfera nos protege de los rayos ultravioleta, a nivel del suelo este gas irrita el sistema respiratorio, causando tos, asfixia, y reducción en la capacidad pulmonar. Los COV emitidos por carros, camiones y buses, tales como el benceno, acetaldehído y 1,3 butadieno, están relacionados con diferentes tipos de cáncer. 
  • Óxidos de nitrógeno (NOx). Estos contaminantes forman ozono a nivel del suelo y material particulado (secundario). Son también peligrosos como contaminante primario. Los NOX pueden causar irritación pulmonar y debilitar las defensas del cuerpo contra infecciones respiratorias como la pulmonía y la infuelnza. 
  • Monóxido de carbono (CO). Este peligroso gas tóxico incoloro e inodoro es formado a partir de la combustión de gasolina. Cuando es inhalado, el CO bloquea el oxígeno del cerebro, corazón y otros órganos vitales. 
  • Dióxido de azufre (SO2). Las plantas de energía y los carros emiten este gas cuando queman combustibles que contienen azufre, especialmente el carbón y el diésel. El dióxido de azufre reacciona en la atmósfera para formar partículas pequeñísimas que pueden ser inhaladas y que son especialmente peligrosas para los niños y los asmáticos. 
  • Gases de efecto invernadero. Los vehículos de transporte emiten gases que atrapan calor en la atmósfera y por tanto contribuyen al calentamiento global, predominantemente dióxido de carbono. De hecho, las emisiones que salen por los exostos de los carros, camiones y buses contribuyen una quinta parte de toda la contaminación asociada al calentamiento global producida por los Estados Unidos. Y el sector transporte, el cual además incluye aviones, barcos y trenes, contribuye cerca del 30 por ciento de todas las emisiones de gases de efecto invernadero del país.

Los efectos de la contaminación del aire

Los contaminantes emitidos por los exostos pueden afectar más que los pulmones; son riesgosos para la salud en todas las etapas de la vida, y pueden causar muerte prematura. También son responsable del calentamiento global que está causando olas de calor más intensas y frecuentes—las cuales también afectan la salud de las personas (especialmente de niños y ancianos)—el aumento del nivel del mar, inundaciones y sequías que devastan a comunidades enteras. 

Esta contaminación afecta desproporcionadamente a comunidades que han sido históricamente marginalizadas, y segregadas a vivir en áreas contaminadas. Estas comunidades están expuestas a mayores niveles de contaminación del aire porque usualmente están ubicadas cerca de corredores de transporte y centrales de carga, y no cuentan con los recursos para trasladarse o para adaptarse a los impactos climáticos.

Las emisiones de los vehículos de carga pesada

Los vehículos de carga pesada juegan un papel central en nuestras vidas diarias. Los camiones transportan productos de los puntos de fábrica a las tiendas, recogen nuestra basura y entregan nuestros paquetes, mientras los buses transportan a miles de personas en las ciudades. Pero las emisiones de estos vehículos también afectan negativamente la salud pública y el medioambiente.

Aunque tan solo representan 5 por ciento de todos los vehículos de los Estados Unidos, generan más del 25 por ciento de todas las emisiones vehiculares asociadas al calentamiento global en el país, y una cantidad significativa de la contaminación del aire. Dado que cada año más y más carga es transportada en los EE.UU., el reto de controlar las emisiones de este sector seguirá creciendo.

Reducir la contaminación de los vehículos pesados es necesario para mejorar la calidad del aire y disminuir las emisiones asociadas al calentamiento global en todo el país. Aunque la reducción de emisiones de los camiones de carga que utilizan combustibles fósiles es un primer paso importante, los buses y camiones eléctricos ofrecen una oportunidad única para eliminar por completo la contaminación emitida por exostos y desarrollar aún más la electricidad limpia de fuentes renovables y el hidrógeno.

Los beneficios para un aire más limpio de los buses y camiones eléctricos

Jimmy O'Dea

Al igual que los carros eléctricos están reduciendo la contaminación proveniente de vehículos de pasajeros, los buses y camiones impulsados por baterías o hidrógeno pueden hacer lo mismo en el sector comercial.

Además de no emitir contaminantes del aire, los buses y camiones eléctricos producen muy pocas emisiones asociadas al calentamiento global comparado con los vehículos que usan combustibles fósiles. Un bus eléctrico que utilice nuestra red eléctrica actual es la opción más baja en carbono en cualquier parte del país.

Camiones y buses eléctricos y de hidrógeno, especialmente buses de transporte público, ya están operando en varias ciudades de los Estados Unidos, y estas flotas continuarán creciendo a medida que nuevos modelos sean desarrollados. Un número creciente de ciudades, incluyendo Nueva York y Los Ángeles, que cuentan con las flotas de buses públicos más grandes del país, se han comprometido a convertir la totalidad de sus flotas a buses de cero emisiones.

Un futuro más limpio y sano está cerca

Necesitamos que los gobiernos municipales, estatales y federal implementen políticas e inversiones adecuadas para acelerar la transición a un sistema de transporte de cero emisiones. Éstas incluyen trazar metas de adopción de camiones y buses eléctricos, implementar normas para que la industria produzca más de este tipo de vehículos, y desarrollar y financiar programas de incentivos para que ciudades y compañías alcancen estas metas. Estas políticas e inversiones también se deben asegurar que trabajadores de comunidades que carecen de pleno acceso a recursos y oportunidades tengan acceso a capacitaciones y empleos, y que las comunidades que respiran el aire más sucio tengan prioridad en la implementación de los vehículos eléctricos. Juntos podemos minimizar las consecuencias a largo plazo del calentamiento global en nuestras comunidades mientras nos aseguramos que millones de personas respiren un aire más limpio hoy. 

 

Descargue la ficha informativa>